Caza y Pesca 2016-02-10T23:35:54+00:00

caza y pesca

 

La caza en España está muy arraigada, y aparte del asesinato de millones de animales, también se derivan otras consecuencias que afectan al medio ambiente y a otros animales que no son cazados.

Los más de 300 millones de cartuchos que se disparan cada temporada, dejan en el campo unas 5.000 toneladas de plomo, un metal pesado altamente contaminante que provoca un grave impacto medioambiental y provoca la muerte de decenas de miles de aves acuáticas y la contaminación de su entorno. Además en los campos podemos encontrar una clara contaminación con latas, bolsas de plástico, papel de aluminio, un claro ejemplo que no identifica a los cazadores con la ecología como ellos intentan hacer ver.

El argumento de que la caza es un medio para mejorar el equilibrio de las especies, queda desmontado al tener que repoblar los campos con animales criados en cautividad y de manera intensiva para satisfacer su sed de matar por placer.

En España existe la granja de cría de perdices más grande el mundo de la que salen 5 millones de ejemplares cada año para satisfacer a estos cazadores, además de haber mezclado jabalíes salvajes con cerdos domésticos, para que estos sean mas prolíferos y cercanos con el ser humano y su caza sea más fácil.

La caza es una de las principales causas de la extinción de cientos de especies, de la contaminación del medio ambiente, de la rotura del equilibrio ecológico de nuestra fauna autóctona, además de llenar nuestros montes de trampas, cepos y lazos que al no ser selectivos dejan atrapados a cientos de miles de animales haciéndoles padecer el sufrimiento más horrible hasta su no menos dura muerte.

Otro de los daños que provoca la caza, es el asesinato o abandono de cientos de miles de perros de caza cada año. Viven en rehalas en condiciones sumamente pésimas, y cuando dejan de prestar bien su servicio al cazador, terminan en protectoras, perreras o asesinados de las más crueles formas, ahorcados, disparados, por inanición, arrastrados por el suelo con sus furgonetas, etc. Más de 50.000 galgos al año son asesinados en nuestro país y no existe ningún  organismo que regule o controle la tenencia de estos animales por parte de los cazadores.

Cada año en nuestro país se matan más de 30 millones de animales, además de los incontables casos de caza ilegal que no se ven reflejados en esa cifra. Muchas administraciones subvencionan estas cacerías con dinero público y además dan libertad de caza en parques naturales protegidos.

Fuera de nuestro país también existe la posibilidad de organizar cacerías por encargo de especies más valoradas por los cazadores, como leones, elefantes, tires, osos, etc. Algunos de ellos en peligro de extinción.

Además existen muchos accidentes provocados por la práctica de la caza, tanto personas con  heridas leves como muertos por disparos de otros cazadores.

A la hora de hablar de la pesca, es imposible dar cifras exactas o que se aproximen a la realidad debido a la forma de contabilizarlo, se habla de toneladas y no de individuos.

Existen 3 tipos de pesca en la que podemos ver el abuso que hacemos de los animales, ríos, mares y océanos. La pesca comercial, las piscifactorías y la pesca deportiva.

Las cifras a nivel nacional oscilan las 900.000 toneladas anuales, y a nivel mundial se pueden llegar a alcanzar las cifras de 200.000 millones de toneladas, esto extrapolado a individuos podría alcanzar más o menos los 3 billones de animales.

Las piscifactorías son las granjas del mar, aquí se crían peces solo con el fin de ser consumidos por el ser humano. En ellas los peces viven en jaulas y como en las granjas de tierra se les ceba con alimento continuamente para que alcancen su tamaño ideal para poder ser consumidos.

La pesca comercial es posiblemente la acción que mas animales asesina de todas las que el ser humano utiliza, con ella no solo mueren millones de animales cada año para consumo, sino que además debido a las redes que se utilizan otros muchos animales como tiburones, tortugas, delfines, ballenas, etc. mueren en la captura o son devueltos al mar en tal malas condiciones que su supervivencia es casi imposible.

Por último la pesca deportiva vendida por algunos sectores como algo divertido y apasionante, es una forma cruel de asesinar animales por puro entretenimiento.

No debemos olvidar que los peces son seres inteligentes y sintientes.