Especismo 2016-02-10T23:24:01+00:00

quienes somos2

 

¿Qué es el Especismo?

Especismo es considerar que unos animales son superiores a otros por el simple hecho de pertenecer a especies distintas.

La sociedad actual es muy especista. Si no, ¿cómo podemos explicar que cuidamos y queremos a unos animales (perros, gatos…) mientras que matamos a otros (pollos, cerdos…)? La respuesta es sencilla, la mayoría de nosotros pensamos que unos animales son más importantes que otros.

Por supuesto, también es especismo pensar que nosotros (los animales humanos) y nuestros intereses prevalecen frente a los demás animales (los animales no humanos).

Los humanos generalmente somos especistas. Como animales racionales nos sentimos superiores al resto y nos creemos con derecho a usarlos, explotarlos e incluso asesinarlos según nos interese. Esto sucede principalmente por motivos culturales:

  • Históricamente siempre ha sido así, por lo que es una costumbre muy arraigada en nuestra sociedad.

Si nos dejáramos llevar siempre por la continuidad de las costumbres, las mujeres, por ejemplo, no podrían ejercer su derecho al voto.

Todo hábito que cause perjuicio a otro ser vivo, puede y debe ser modificado.

  • La desinformación es otra causa muy importante.

Normalmente desconocemos la situación real de los animales (por ejemplo, ignoramos que muchas gallinas viven toda su vida en una jaula del tamaño de un folio, prácticamente sin poder moverse).

Tampoco sabemos las consecuencias que pueden tener los actos que llevamos a cabo cada día (cada vez que nos ponemos esa cazadora de cuero o esos zapatos de piel tan bonitos que compramos las rebajas pasadas, olvidamos que para ello han tenido que morir animales).

  • Otros factores a tener en cuenta son la comodidad, el egoísmo y la falta de empatía. Para nosotros es mucho más fácil no adoptar alternativas a nuestras actitudes especistas.

Si queremos unos zapatos de piel, nos los compramos. Sin importar las consecuencias. Pero, ¿qué pasaría si esos zapatos tuviéramos que hacerlos con nuestra propia piel? Como es lógico, nadie estaría dispuesto a morir para satisfacer el capricho de otra persona. En cambio, si el que muere es un animal no humano, parece que no nos importa. Nadie puede negar que esta actitud es muy egoísta. Por eso, debemos ser capaces de empatizar con los animales y cambiar nuestros hábitos. Nadie dijo que fuera fácil, pero es lo correcto.

 La principal consecuencia del especismo es la explotación que sufren diariamente en todo el mundo millones de animales no humanos a manos de los animales humanos, que buscando nuestro propio beneficio les sometemos en contra de su voluntad, ya sea para alimentarnos, divertirnos asistiendo a circos o llevar a cabo experimentos.

No podemos ignorar que los animales no humanos también tienen derechos y debemos respetarlos. Todos los animales tienen derecho a la vida, porque sólo ellos son dueños de ella y tienen derecho a disfrutarla libremente. Todos los animales son capaces de sentir dolor y placer, también tienen intereses propios y no es ético ni justo privarles de su derecho a la vida y a la libertad.

La única alternativa posible al especismo es el veganismo, una actitud de respeto hacia todos los animales (humanos y no humanos) que proclama que todos somos iguales y rechaza el uso de animales y de todos los productos de origen animal, ya sea para consumo, experimentación o diversión.

Entre las actitudes no especistas se encuentran:

  • Alimentarse a base de productos de origen no animal (alimentación vegetariana)
  • Consumir productos no testados en animales
  • Comprar ropa, calzado y complementos que no lleven productos de origen animal (hay muchas alternativas: algodón, lino, tejidos sintéticos, etc.)
  • No acudir a festejos o actividades de ocio que impliquen el uso de animales (corridas de toros, circos, zoológicos, acuarios, etc.)

Cada segundo son asesinados 3.000 animales no humanos (90.000 millones de animales al año) en mataderos, piscifactorías, mares, montes, laboratorios, etc.

Nosotros no queremos ser especistas. ¿Y tú?