Fiestas populares 2016-02-10T23:47:12+00:00

fiestas populares

Anualmente en nuestro país, se organizan unas 16.000 fiestas populares en las que son utilizados animales. En honor de la virgen y de santos, y sin ningún impedimento por parte de las administraciones, pueblos enteros, incluidos menores, acuden a celebrar unas fiestas cargadas de una crueldad intolerable. Cerca de 60.000 animales son maltratados cada año en estas “fiestas de sangre”.

Una de las fiestas más salvajes y que concentra miles de críticas cada año, es el Toro de la Vega celebrado en Tordesillas (Valladolid). El acoso a un toro por cientos de personas, persiguiéndolo a pie o a caballo, y atacándole con largas lanzas de puntas afiladas, que no solo se clavan en su cuerpo, sino que además lo atraviesan, provocando al animal un sufrimiento y una agonía absoluta que se prolonga hasta casi una hora hasta su muerte a manos del lanzador que lo derribe, apuñalándole en la nuca y cortándole los testículos y el rabo para exhibirlo orgulloso de su hazaña.  Una fiesta que no tiene ninguna defensa ética en la sociedad actual y que sus seguidores defienden como una tradición.

Además de esta “fiesta” existen otras muchas otras en las que también se produce un maltrato a cientos de animales. Entre ellas podemos destacar los “Toros de fuego” o “Toro embolado” que se desarrollan en distintos lugares de nuestro territorio y que consiste en inmovilizar al animal sobre un palo y mediante unos artilugios colocarle bolas de fuego en los cuernos, provocando el pánico del animal que desesperado muge, cabecea y babea, provocándole a parte de un estrés y un sufrimiento, quemaduras en cuerpo, cara y ojos.

El “Toro ensogado” consiste en atar al animal por los cuernos con una cuerda y arrastrarlo por las calles tirando de él violentamente, hasta acabar en una plaza o en el mar. El animal sufre daños en los cuernos y en los músculos del cuello, además de cómo en el toro de fuego un estrés y un sufrimiento continuos. Especial cruel es el final del animal en Jaráiz de a Vera (Cáceres) donde al final terminan matando al animal a machetazos.

El “Toro de Coria”, también celebrado en Cáceres, en el pueblo de Coria, consiste en dejar correr al animal por las calles del pueblo mientras que cientos de personas le lanzan dardos con cerbatanas durante horas, al entrar en la plaza repletos de estos dardos por todo el cuerpo incluidos los ojos, se le clavan guirnaldas muy coloridas con punzones en el morro, dejando al animal al borde de la muerte, y para poner fin a esta agonía es asesinado a tiros de escopeta y proceden a cortarle los testículos.

Existen otros muchos espectáculos igual de crueles, salvajes y sangrientos por toda España, no solo con toros, sino que también se producen “fiestas salvajes”, con vacas, vaquillas, caballos, burros, patos, cerdos, gallos, pollos, corderos, etc.