Maltrato Animal en el Museo Príncipe Felipe

La Fundación Alma Animal denuncia la exposición de pollos recién nacidos en unas vitrinas del Museo de las Artes y las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia.
La semana pasada una activista francesa afincada en Nueva York nos enviaba una serie de vídeos en los que se apreciaba como en dos vitrinas del museo se exponía unos 30 huevos de gallina incubándose de manera artificial a punto de eclosionar. Algunos de los pollos recién nacidos, colocados en esas vitrinas sin su madre, ni comida ni agua, se mostraban claramente deshidratados y algunos agonizaban tras el periodo de inanición.
Según nos describía la denunciante y tras recibir información del propio museo, estos huevos son adquiridos en una granja de la Comunidad Valenciana y son colocados durante 12 horas en esas vitrinas con el objetivo «educativo» de mostrar a la gente como nace un pollo en la «naturaleza».
Al acabar el día los animales que sobreviven son devueltos a la granja para seguir siendo explotados por dicha empresa. Según nos relatan, los animales, como puede verse en los vídeos , se encuentran sin fuerzas, sin la protección de su madre, sin agua y sin comida. Tras la llamada de atención de la activista a los trabajadores del museo se limitan a decir que «los pollos están durmiendo» o incluso a ponerles en posturas totalmente antinaturales.
Tras dicha denuncia y el visionado de todos los vídeos  tenemos constancia de que al menos esta exposición lleva activa desde 2009, algo que choca frontalmente con lo que debería ser un museo y que ellos mismos definen como:«El Museu de les Ciències se ha convertido en un referente mundial de la ciencia interactiva. Su principal objetivo consiste en fomentar la curiosidad y el espíritu crítico, intentando sorprender y divertir al público a través de los contenidos que ofrece en torno al mundo de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente.»
Desde la Fundación Alma Animal vamos a presentar sendos escritos al gobierno local y a la Generalitat para informarles que dicha exposición podría estar vulnerando las leyes de protección animal, a la vez de estar «educando» en el maltrato animal a las niñas y niños que visitan el museo y que comentan «pobres pollitos, parece que se están muriendo» según nos relatan varios testigos.
Hemos abierto una petición en Change.org para que la sociedad puede apoyar y presionar nuestra petición. Pincha aquí