Holocausto animal

“Es Navidad, las calles se llenan de luces, todos corremos de un lado para otro para ultimar todos los detalles de nuestras fiestas…”

Mientras, en un lugar no tan lejano de nuestras ciudades, ellos son llevados por una cinta mecánica sin saber a dónde van –o quizás sabiéndolo de sobra- ellos son muy conscientes, a pesar de lo que creamos, cuando llega el momento de su muerte, una muerte anunciada, siempre cruel e innecesaria.

Hasta que llega ese instante, desde su nacimiento, viven hacinados en naves donde nunca llega la luz del sol, y a veces ni siquiera la luz eléctrica, muchos de ellos, viven sus cortas y angustiosas vidas en la más absoluta obscuridad, en el silencio de la impotencia del que nada puede elegir…
Pero la raza humana a veces solo es comparable a los nazis, que exterminaban a los judíos en los campos de concentración porque creían que eran superiores a ellos y a las otras razas y que por ello merecían vivir por encima de los demás.

“Ellos” son los animales

Muerte sobre muerte, sus cadáveres servirán de alimento para otros cuerpos y se aprovechará cada despojo, hasta el último trozo de su sufrimiento, inocentes víctimas de una sociedad que va en aumento, no solo en personas, sino también en injusticia e ignorancia. Quiero pensar que algún día se recordarán estos tiempos de fábricas y naves industriales y negocios del horror, como un “holocausto animal”, como una época de barbarie del ser humano, como hoy es recordada la Edad Media como uno de los momentos más obscuros de nuestra historia.

Yo tengo un mensaje que dar para estas Navidades, fechas en las que el holocausto se hace más latente que nunca para todos los animales:

Pongamos sobre nuestras mesas otras alternativas más justas y saludables para todos, alternativas sin sufrimiento, alimentos libres de la sangre de otros, porque en nuestros tiempos podemos estar orgullosos de la gran variedad entre la que ya podemos elegir, alimentos tan ricos para nuestro paladar como para nuestro organismo, porque somos libres de elegir, elijamos vida en vez de muerte, elijamos tolerancia e igualdad entre todas las especies de nuestro planeta, tratemos con el mismo respeto que nos gustaría que nos tratasen , a los demás seres vivos, que no son inferiores a nosotros por no poder hablar nuestro mismo idioma.

¿No es acaso de lo que trata la verdadera Navidad?

Acabemos con este holocausto animal sin sentido , empezando por nosotras mismas.

Felices y justas fiestas para todas

Taina Trevi

Activista FAA Madrid

Taina Trevi nació en India, de padre italiano, un destacado artista, escritor y pintor de diversas obras .Posteriormente ella se trasladó a Italia, donde creció hasta que después se afincara  en España, donde reside a día de hoy .Actualmente es escritora y tras quedar  finalista en varios concursos literarios gana el primer premio del concurso” La cesta de las Palabras” siendo descubierta por su editorial, que en 2012 pública su primer libro recopilando varios relatos cortos de la autora, llamado “El camino hacia la luz” .Actualmente acaba de terminar  su primera novela  y escribe en colaboración con el blog de la fundación “Alma Animal” ya que se considera una gran defensora de todos los animales.

2018-01-30T17:37:59+00:00 diciembre 18th, 2017|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.